Archivo

febrero 2008
L M X J V S D
    Mar »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
2526272829  

23-02-2008

Juvenal, un liderazgo moral e histórico

  • Víctor León y Juvenal SilvaMensajero de una época de oro de nuestro país, Juvenal Ñique Ríos, maestro de generaciones, vive hoy austera y pausadamente como en toda su vida.

    Está escribiendo sus memorias, pero eso no le impide recibir a las decenas de jóvenes que le buscan para un consejo o para escuchar simplemente su palabra, él que perteneció al entorno cercano del jefe y que es modelo de vida para todos.

    Pero no se equivoque Ud. Ñique fue un hombre – acción, es decir de los que iban en la primera fila, listos para todo. A lo único que tenía miedo era a faltar a sus principios éticos. Su vida es precisamente un modelo de ética.

    Hace poco se entregó a Juvenal Ñique Ríos “Medalla de la Ciudad y Diploma de Honor”, reconociendo su dilatada trayectoria como luchador social, periodista, escritor y poeta.

    Dentro de la extrema y genuina humildad de siempre, Ñique dijo: “Estoy estremecido en lo más íntimo de mí ser, porque estoy poco acostumbrado a que se hable de mi persona. Quisiera extender este homenaje a los hermanos que me han anticipado partiendo a la eternidad y a los jóvenes que por la lucha de sus ideales sufrieron persecución y muerte”.

    Lo hemos buscado para escuchar la vieja voz del partido, del APRA auroral, la primigenia. Recuerda que una vez viajó a Pataz por encargo del partido y allá los paisanos quisieron nombrarlo candidato por esa hermosa tierra, pero Juvenal se negó. “No me formé para eso, me habían enviado a solucionar problemas no a aprovecharme y candidatear”, se justifica ejemplarmente.

    Dos frases pronunciadas por él que ha venido repitiendo a todo el que lo busca para conversar pintan de cuerpo entero la personalidad de Ñique Ríos: “Hacer de la política una forma de docencia y decencia” y “Ho hay enemigos políticos sino adversarios circunstanciales”.

    Hablamos sobre el gobierno actual, “ningún Partido puede gobernar solo”, dice, y es suficiente. Debemos darnos cuenta que el APRA jamás fue mayoría, incluso ahora ni en el Congreso. Por eso apela al consenso.

    Pero una sombra pasa por su vista, “lo que hemos abandonado es la visión latinoamericana, el mismo Haya en sus primeros viajes y posteriormente los desterrados apristas hicieron docencia en Indoamérica, pero se dejó de lado, a pesar que el concepto aprista es indoamericano”, señala.

    De pronto recuerda a su gran amigo y compañero Abraham Arias Larreta, ya fallecido. En una de tantas veces fueron detenidos, hicieron huelga de hambre, y la autoridad dejó salir a Arias Larreta, a los pocos minutos se escuchó u n mitin juvenil de protesta contra el gobierno, Ñique Ríos se empinó sobre la ventana de la celda y pudo ver a Arias Larreta recién salido de la cárcel encabezando el mitin envuelto en una bandera peruana, a las pocas hora estaba de vuelta , sonriente e inalterable.

    Y anécdotas como esta tiene centenas, Juvenal sufrió las peores horas de la persecución aprista y las resistió a pie firme.

    “EL APRA fue integrador hoy la sociedad es excluyente”, señala sobre la actualidad social. Pro, lo que más le duele es que no hayan dirigentes capaces, “si ser aprista ya es difícil, ser dirigente aprista lo es más aún”, explica.

    Igual en el tema de la juventud, “cuánta razón tenía Haya -dice- sin una juventud fuerte y con bases sólidas no habrá un mañana”.

    Ñique Ríos sabe que si la juventud se prepara no tendrá límites, y solo así podrá también desarrollarse y modernizarse el Partido, “el APRA es un camino abierto al infinito”, esta frase denota que el fundador, Víctor Raúl, visionario y futurista, dejó las bases de un APRA líder en la región.

    Alan y el Gobierno

    “El Gobierno actual no fortalece al APRA, este es un gobierno de Alan García y sus amigos que es apoyado por el PAP”, dice. Pero retruca “¿acaso Alan se eligió con los votos de sus amigos, o de los apristas?.

    En general siente que el partido ha perdido protagonismo, “¿dónde está la CTP, ese gran ente que formamos, quién lidera hoy el movimiento sindical, es como si hubiéramos construido un buque y dejado que otro lo disfrute”.

    Juvenal se queja de los despidos masivos que efectúan las agroindustriales en el valle Chicama, sin que ningún dirigente aprista haga algo sin embargo cuando hace poco le invitaron a una convención a la cual le habían puesto su nombre de maestro, la dirigencia local le prohibió asistir, “por artos pareciera que asistimos a la muerte histórica del Partido, los regidores se pelean entre sí y con la Secretaria Regional, igual los consejeros, no hay fraternidad, el Partido ya no es escuela, si antes teníamos a Orrego, Carlos Manuel Cox, Luis Alberto Sánchez, Seoane, Arévalo, hoy no tenemos a nadie salvo honrosas excepciones como tú, Víctor, como Pedro Camacho, Pepe Haro, Chabuca Vega Víctor Ibáñez, apristas honestos y de convicción, pero son pocos, por eso hay frustración, pero no podemos quedarnos de brazos cruzados, hay que enseñar la historia del partido a las nuevas generaciones hay que construirles sueños.

    Finalmente, el Maestro necesita un descanso, mientras escribe sus Memorias, pero se despide prometiendo jamás bajar la guardia y luchar por un partido solidario, fraterno, que lleve a su vez al país hacia anhelados tiempos mejores.

Otras noticias de interés

No hay noticias de interés